El mercado accionario japonés cayó más de un 3 por ciento el lunes, después de que una serie de sismos de hasta 7,3 de magnitud remecieron el centro manufacturero del sur del país, dejando al menos 42 muertos y obligando a las grandes empresas a cerrar sus plantas.

Unos 30.000 rescatistas buscaban sobrevivientes entre los escombros y entregaban alimentos a los que no podían volver a sus hogares tras los sismos registrados en la isla de Kyushu desde el jueves. El mayor tuvo lugar cerca de la ciudad de Kumamoto el sábado por la mañana, y una réplica se sintió el lunes en la misma área con una magnitud de 5,8, dijo la Agencia Meteorológica de Japón.

El Gobierno de Kumamoto dijo que 42 personas habían muerto y que había nueve desaparecidos.

“Aún hay personas desaparecidas. Queremos hacer más esfuerzos para rescatar y salvar a personas y dar prioridad a las vidas humanas”, declaró el primer ministro, Shinzo Abe, al Parlamento, y agregó que quería declarar a la región como zona de desastre para liberar fondos para la reconstrucción.

El índice bursátil Nikkei cerró con una caída de 3,4 por ciento, afectado por la fortaleza del yen y mientras los inversores evaluaban el impacto del desastre en las aseguradores y en la cadena de suministros de los manufactureros.

Las fábricas de grandes compañías, incluyendo a Toyota , Sony y Honda, estaban cerradas, lo que interrumpía cadenas de suministro en todo el país.

El regulador japonés declaró seguras a tres plantas nucleares de la región en un país profundamente asustado tras el desastre nuclear de Fukushima en 2011 provocado por un terremoto y tsunami.

Todos los vuelos comerciales al aeropuerto de Kumamoto fueron cancelados por daños en su infraestructura y el servicio del tren bala hacia la región fue suspendido.

Había una escasez de alimentos debido a que los caminos estaban cortados por deslizamientos de tierras. “Ayer comí sólo un pedazo de tofu y una bola de arroz”, comentó el alcalde de una de las zonas afectadas. “Lo que más nos preocupa en estos momentos es la comida”, agregó.

Los sismos son comunes en Japón, que es parte del “Anillo de Fuego” sísmicamente activo que va de las islas del Pacífico Sur y pasa por Indonesia, Japón, Alaska y baja por la costa este de América del Norte, Centro y Sudamérica.