Koenigsegg quería batir el año pasado el récord del Nürburgring Nordschleife para un coche de producción, una marca que actualmente ostenta el Porsche 918 Spyder con 6:57 minutos. Pero cuando ya tenían planeado el viaje, los límites de velocidad impuestos en el trazado alemán pusieron fin a su intento.

Ahora que en Nürburgring se han levantado los límites de velocidad, es el momento de volver a intentarlo. Por ello buscan un piloto que se conozca el Infierno Verde al dedillo. No en vano, tendrá que intentar bajar de los siete minutos con el Koenigsegg One:1 y su V8 biturbo de 1.341 CV y 1.371 Nm de par máximo. ¿Algún voluntario?

Según dicen en la oferta de trabajo que han publicado en su blog, Koenigsegg pondrá a su piloto probador Robert Serwanski a trabajar mano a mano con el piloto que opte a batir el récord, para asesorarle sobre el manejo del coche y su puesta a punto.

Arrebatarle el tiempo al Porsche 918 Spyder no será una tarea sencilla. Llega un momento en el que más caballos no necesariamente quieren decir que sea más rápido. ¿Lo conseguirán? Dicen que en poco tiempo lo sabremos.